La “ciudad subterránea” de Aranda de Duero la componen más de 300 bodegas construidas entre los siglos XII y XVIII. En ellas se almacenaban las cosechas de vino, ya que, por sus condiciones de temperatura y humedad, eran los lugares ideales para el reposo y maduración.

Es uno de los conjuntos de bodegas medievales mayor y mejor conservado actualmente.

Las bodegas subterráneas de Aranda de Duero constituyen una red de 7 km. de túneles, o galerías, excavados entre los siglos XII y XVIII, que se encuentran en el casco histórico de Aranda de Duero en la provincia de Burgos, España.

En la actualidad existen unas 135 bodegas, hallándose ubicadas en un rectángulo de 800x380 metros, sin llegar a ocuparlo en su totalidad. Estos túneles cuentan con una profundidad media que oscila entre 9 y 12 metros e inicialmente fueron destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media. Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC.

Nuestra bodega era utilizada para almacenar vino hasta hace cinco años, Lucio Peñacoba decidió quitar los tinos donde se conservaba el vino para descubrir una bodega con unos arcos magníficos y una galería digna de ver. Nuestra bodega tiene una profundidad de 11 metros y siempre mantiene a la misma temperatura, 12 grados. Nuestra bodega data entre el siglo XIV y Siglo XV.

BODEGA PEÑACOBA  |  CALLE BARRIO NUEVO Nº 29  |  ARANDA DE DUERO

Telf.: 947503868 ı Móvil: 630031716